¿Porqué nos da gripe en Primavera?

Seguramente estarás pensando que en estos tiempos de calor el riesgo de contraer una enfermedad respiratoria es menor, en particular podrías pensar que, como ya no hace frío, no te vas a enfermar de gripe y podrías confundir los síntomas con los de una alergia.

No es por el frío por lo que nos enfermamos de gripe, los culpables son los cambios de temperatura y se contagia a través de los estornudos y la tos principalmente.

Es en estos días cuando el calor durante el día puede ser muy intenso, en la noche pude llegar a hacer frío y existe una gran probabilidad de que nos toque una que otra lluvia.

El calor nos obliga a tratar de mantenernos frescos, pero los climas artificiales de las casas y oficinas, el aire acondicionado del auto y tomar cosas frías para tratar de disminuir la sensación térmica, son cambios de temperatura que nosotros mismos provocamos y sin darnos cuenta podemos incubar algún virus que nos provoque malestar.

Después de la temporada de frío, los virus de la gripe de invierno (rinovirus) son menos resistentes al calor y su propagación es menor, pero puede existir una cepa resistente que aún en primavera se pueda contagiar, por esto es importante que mantengas los hábitos de limpieza e higiene, lávate las manos y evita contacto con personas que presenten síntomas de gripe.

Los síntomas de la gripe se pueden deber a la presencia de cualquiera de los más de 200 tipos de virus que la provocan.

  • Fiebre* o sentirse afiebrado/con escalofríos.
  • Dolor de garganta.
  • Mucosidad nasal o nariz tapada.
  • Dolores musculares y corporales.
  • Dolores de cabeza.
  • Fatiga (cansancio).
  • Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

Aunque puede haber algunas complicaciones graves de la gripe, la mayoría de los casos se curan en unos días y máximo en dos semanas.

Para evitar los síntomas de la gripe utiliza Broncolin Nkout® que son cápsulas de gelatina blanda para el alivio de los síntomas de la gripe, congestión nasal, cuerpo cortado, estornudos, escurrimiento nasal, dolor de cabeza y fiebre.

Evita los cambios bruscos de temperatura y disfruta la primavera como se debe.