Te decimos cómo evitar la piel seca en invierno

Nuestra piel es la primera que tiene que soportar las inclemencias del clima, ella nos protege de todos los factores ambientales, pero ¿tú que haces por ella cuando tienes piel seca en invierno?

Con el frío, los vasos capilares se contraen por lo que el oxígeno y los nutrientes no llegan tanto a la piel, además que la epidermis no se regenera tan rápido y hay mayor acumulación de células muertas.

Lo anterior desafortunadamente provocan piel apagada, reseca y más sensible. La buena noticia es que puede tomar acciones con las que verás mejoras inmediatas.

Cuida la hidratación de tu piel, esto es algo que debes hacer constantemente y durante el invierno debes aumentar el número de veces que debes aplicar un hidratante.

Obviamente, con frío se antoja un baño caliente pero, ten cuidado y no abuses con la temperatura del agua, el agua caliente reseca la piel.

Durante el día tenemos que lavarnos varias veces las manos, la mayoría de las ocasiones con agua fría y esta también te resecará la piel. Aquí la solución es simple, aplica crema cada que te laves las manos.

No utilices jabones muy espumosos, usa jabones que no tengan sulfatos y que contengan suavizantes como el colágeno.

El colágeno es una proteína que fortalece las estructuras de nuestro organismo como el corazón, riñones, ligamentos y por supuesto la piel.

El colágeno es el responsable de la firmeza y regeneración de la piel. En los bebés, que no consumen alimentos chatarra, la producción de colágeno es amplia y a ello se debe su piel rosada.

El colágeno se produce de manera natural en nuestro cuerpo y se combina con otras sustancias como el calcio para formar hueso y otras estructuras fuertes del cuerpo y también se combina con elastina para darle firmeza a la piel.

Con el uso del colágeno de manera tópica no sólo evitarás la resequedad, sino que también evitarás a aparición prematura de arrugas y manchas en la piel.

Como ayuda extra a la producción de colágeno, nuestra recomendación es que utilices Jabón de colágeno, manzanilla, almendras y caléndula como el jabón Herbacil de Broncolin.

Sigue estas recomendaciones, tu piel mejorará y tu estado de ánimo también.