Te deseamos una Feliz Navidad, sin excesos

Las celebraciones de fin de año son momentos para relajarnos y descansar un poco del estrés que nos genera la rutina diaria del trabajo y los deberes. Rompemos esas rutinas en fiestas y actividades que nos hacen volvernos a cargar d emotivos positivos para seguir el año que entra, para eso te recomendamos tener una Feliz Navidad, sin excesos.

Cuando nos relajamos de mas también pasan cosas que ya no nos dejan seguir disfrutando y, al contrario, se vuelven una preocupación más porque nos excedimos celebrando.

Te vamos a dar unos puntos que debes considerar para que disfrutes plenamente de estas fiestas.

LaUniversidad de Duke (Estados Unidos) realizó el estudio “The Holidays as a Risk Factor for Death”, en el que llegó a la conclusión de que esta es la época del año en que los eventos cardiovasculares se disparan.

Es casi imposible no excederse en la comida y que esto aumente nuestros niveles de colesterol, según el estudio mencionado, en estas fechas el colesterol en la sangre llega a aumentar hasta un 10%. La recomendación es medirse pero en caso de que nos pasemos un poco dela raya hay que volver a una alimentación saludable lo antes posible.

Claro que, con las desveladas, el frío y las enormes comidas de las reuniones nuestras ganas de hacer ejercicio disminuyen pero una caminata de 30 minutos, por poco que pareciera, nos ayuda a mantener a raya los riesgos que pueda tener nuestro corazón.

El alcoholes un componente social de estas fechas y en cantidades moderadas ni el vino ni la cerveza representan ningún riesgo a nuestra salud. El alcohol en exceso es tóxico para el músculo cardiaco y puede producir síntomas de insuficiencia cardiaca o arritmias. Además de que los accidentes automovilísticos por consumo de alcohol aumentan considerablemente en estas fechas. Controla tu consumo de alcohol y disfrutarás más y mejor tus reuniones.

¡Duerme! Es complicado dedicarle el tiempo necesario a nuestro sueño en estas fechas, pero ¡duerme! El descaso nocturno es necesario para relajarnos y regenerar nuestro cuerpo. Dormir poco, además de mantenernos agotados durante el día produce mayor incidencia de sobrepeso, hipertensión y aumento en las cifras de colesterol y triglicéridos que van directo a daños al corazón.

Así que te dejamos una lista de acciones rápidas que puedes aplicar inmediatamente.

  • Evita las dietas restrictivas.Si estás en un régimen alimentario restrictivo tendrás ansiedad y la ansiedad genera estrés que no dejará que tu dieta funcione adecuadamente.
  • Toma líquidos. Con esto, además de mantenerte hidratado, evitas el hambre constante y la ansiedad.
  • Come despacio. Tendrás una sensación de saciedad y no te excederás en tu ingesta.
  • Sírvete una sola vez. Los menús tipo bufé harán que comas innecesariamente de más.
  • 5comidas al día. No tendrás que saturar a tu cuerpo de comida en la cena y no tendrás malestares.
  • Evitar el exceso de sal, café, té y chocolate al final de las comidas.
  • Ojo con los dulces. Los dulces son un componente esencial de la Navidad, consúmelos de día y trata de evitarlos por la noche.

En todos los casos, aprender a decir que no es importante. Tenemos que saber dónde están nuestros límites, sólo así controlaremos lo que tomamos y comemos ya que los excesos nos debilitan, harán que bajen nuestras defensas y en consecuencia seremos propensos a contagios de enfermedades típicas de la época decembrina como aquellas que afectan a las vías respiratorias.

Feliz Navidad, sin excesos, te deseamos todo el equipo de Broncolín.